Mi amiga fue criada para saber la fecha y hora exactas de cuando perdería la vida

Solo conocí a Michelle por un mes, pero fue realmente un mes para recordar. La conocí por primera vez cuando estaba tallando el ojo de mi acosador de la escuela secundaria con un cuchillo de mantequilla, y después de eso fuimos más o menos inseparables.

Ella era unos años mayor que yo, así que, por supuesto, me enamoré al instante, pero sabía en el fondo que estábamos destinados a la amistad y poco más. Lo sabía en el fondo porque dejó en claro que iba a perder la vida en aproximadamente un mes. No puedo amar a una chica sin vida, diría ella.

Al principio pensé que era una manera inteligente de evitar la incomodidad de rechazarme, pero en algún momento estuve cerca de creerle. Era solo algo sobre ella, algo extremadamente … libre. Descuidado y sin límites. Refrescantemente valiente, franco y honesto. Continuar leyendo “Mi amiga fue criada para saber la fecha y hora exactas de cuando perdería la vida”